martes, 23 de enero de 2018

Tartaletas de Falso Txangurro

Hoy es el cumpleaños de una super persona, la que me dió la vida: mi madre. Y qué mejor para felicitar a la "mare mía" que estas tartaletas que tanto nos gustan. Son sencillísimas de preparar, sabrosas y nos encanta prepararlas en Navidad, cumpleaños e incluso sin un por qué, sólo por disfrutar de estos sabores tan especiales.
¡Felicidades, mamá!

Ingredientes:
1 paquete de tartaletas de las de 1 bocado
1 zanahoria
1/2 cebolla
1 tomate maduro
1/4 pimiento rojo
1/4 pimiento verde
1 paquete de palitos de carne de cangrejo o surimi
Aceite de oliva virgen extra
Brandy

Preparación:
Lavamos y picamos las verduras muy pequeñitas, como podéis ver en la foto. Las cantidades son orientativas, yo me guío por la cantidad que me sale con la media cebolla y añado más o menos la misma cantidad de pimiento de los dos colores, un poco más de esa cantidad de tomate y la zanahoria. Hacemos un sofrito con ellas.
Mientras se van pochando las verduras, desmenuzamos las barritas de carne
de cangrejo y las picamos muy finitas
también. Las añadimos al sofrito de
verduras. Y ahora nos aseguramos de apagar la campana extractora, porque vamos a flambear con el brandy y no queremos salir ardiendo. Así que, una vez que vemos que tenemos la campana apagada, con el fuego fuerte y un mechero preparado, echamos un buen chorro de brandy al sofrito y prendemos fuego, removiendo la sartén un poco con movimientos

circulares, hasta que se extinga la llama. Retiramos del fuego y dejamos templar.
Una vez ha perdido el relleno el calor fuerte, rellenamos una a una las tartaletas. No lo hacemos en caliente, porque se nos pueden romper las tartaletas.
Y ya podemos servirlas.


Volarán, porque están riquísimas.

domingo, 24 de diciembre de 2017

Tartaletas de morcilla y pera

Ideales para un picoteo chulo, rico y sorprendente. Aunque la morcilla pueda parecer pesada, la pera y la cebolla dan un toque dulce y refrescante a la vez, que es un lujo para el paladar. Y coronado por una rodajita de queso de cabra, qué decir, simplemente espectaculares. ¡A probarlas en estas fiestas!


Ingredientes:
1 cebolla
2 cucharadas de aceite de oliva virgen
1 morcilla de Burgos (de las de arroz)
1 puñadito de piñones
2 cucharadas de azúcar moreno (si no, pues del normal)
1 paquete de obleas de empanadilla
1 rulito de queso de cabra

Preparación:
En una sartén ponemos a pochar la cebolla en un poco de aceite de
oliva virgen. Cuando esté pochada, añadimos el azúcar y removemos, para que caramelice. Reservamos.
En una sartén aparte echamos la morcilla sin piel y la desmenuzamos bien al calor del fuego. Añadimos los piñones y la
pera y dejamos que suelten bien los sabores. Apagamos el fuego y
nos preparamos para rellenar las tartaletas.
En unos moldes para muffins o magdalenas vamos colocando las obleas de empanadilla y rellenamos poniendo primero un poco de la mezcla de morcilla con pera y piñones y por encima una
cucharadita de la cebolla caramelizada. Coronamos con una rodajita
fina de queso de cabra y horneamos a 200ºC unos 10 minutos, hasta que veamos que las obleas están hechas y crujientes y el queso se ha fundido.
Servimos calentitas o templadas.



¡Son una delicia!


sábado, 16 de diciembre de 2017

Lombarda con manzana y piñones

Una comida que antiguamente era tradicional preparar en Navidad y que cada vez se va viendo menos, pero que a mi me parece riquísima y muy sana. El color de la lombarda es precioso y parece que te dice "cómeme" ya cuando la estás cortando. A ver qué os parece. Vayamos recuperando estas recetas ricas de antes.

Ingredientes:
1 col lombarda pequeña (de 1 kg ó 1 1/2 kg)
3 cebollas grandes
3 dientes de ajo
2 manzanas reineta
3 cucharadas de aceite de oliva virgen
5 cucharadas de vino tinto bueno (50 gr)
50 gr de piñones
Sal
Pimienta blanca molida

Preparación:

Lo primero de todo es lavar la lombarda, secarla con un poco de papel de cocina y cortar en tiras finas, quitando el corazón gordote blanco del centro, que es demasiado duro.
Picamos las cebollas y los ajos y pelamos las manzanas y las cortamos en dados.
En la olla donde vayamos a

cocinar la lombarda (ya sabéis que yo soy muy fan de la olla exprés, porque cocinas super rápido, pero conservas nutrientes y sabor a tope) pochamos en aceite caliente los ajos y las cebollas (sin que se doren). Añadimos la lombarda picada y dejamos que se dé una vueltecilla y se impregne del aceite y ya
añadimos la manzana, los piñones y el vino. Podríamos añadir también unas pasas (unos 75 gr), pero yo prefiero sin pasas en este caso. Salpimentamos y cerramos la olla. Dejamos cocer 3 minutos (a contar desde que salgan las dos rayitas de la válvula) y ya está.
Ideal para cenar, con un poquito de queso para picar. Hummmm.
¡A disfrutar!


domingo, 12 de noviembre de 2017

Sopa de verdura

En casa somos muy "soperos" y en cuanto empieza a hacer fresco ya tenemos la excusa perfecta para preparar ricas sopas como esta. Aunque es de verduras, a los niños les gusta, porque son sabores suaves, un poco dulce gracias a la zanahoria y es una sopa llena de color. Además, es un plato con el que podemos aprovechar esos restos de verduras que tengamos ahí muertos de risa y que no sabemos en qué usar y no nos apetece hacer en puré. Probadla, no os arrepentiréis.

Ingredientes:
2 puerros
2 ó 3 zanahorias grandes
1 ó 2 tallos de apio
2 patatas
2 ajos
1/2 cebolla
1 hoja de laurel
cúrcuma o azafrán (se puede sustituir por colorante, pero ya sabéis que yo no lo aconsejo)
sal
pimienta
1 chorrito de aceite de oliva virgen extra

Estos ingredientes son los que yo considero básicos para conseguir el sabor que tanto nos gusta, pero podríais añadir hojas verdes de lechuga cortadas en titiras, 1 trocito de repollo, nabo, judías verdes...

Preparación:
Se limpia toda la verdura y se corta en trocitos (el tamaño va según gustos, a mi no me gustan demasiado pequeños, como se puede ver en las fotos, pero sí que quepan en la cuchara). Ponemos a hervir en una cazuela todos los ingredientes cubiertos con agua y dejamos cocer a fuego lento hasta
que esté hecha la verdura. El grado de cocción va según gustos, a mi personalmente la zanahoria me gusta un poco al dente y me guío por ese punto para apagar el fuego.
¿Qué puede ser más fácil que esto y encima convertirse en una cena ideal?

domingo, 1 de octubre de 2017

Pastel de tortilla y carne

Una receta en la línea de las que suelo publicar: sencilla pero rica y que te saca de un apuro si va a venir mucha gente a casa, porque metes todo en el horno a la vez y te olvidas. Lo único un poco más laborioso son las patatas, que hay que confitarlas despacito, como cuando hacemos tortilla de patata; pero, por lo demás, un plato sabroso, rápido y fácil.
La receta para Thermomix la vi en el blog de juanideanasevilla. Yo no añado pimiento (en casa sólo nos gustan a Ian y a mi) y las patatas no las he cocido en thermomix, sino que las he confitado en aceite. Además he volcado al final el pastel para gratinar el beicon y que quede crujientito, escurriendo bien el líquido que sueltan la carne y el beicon al cocerse en el horno. De todos modos, os añado la receta para Thermomix por si no vais a prepararla para mucha gente y preferís quitar algo de grasa a la patata.
Este año lo he preparado para el cumpleaños de Iker, que ya tiene 8 añazos, y los niños lo han devorado.

Ingredientes:
16 lonchas de beicon por pastel
600 gr. carne picada mezcla (ternera+cerdo)
1 cucharadita ajo en polvo
Sal
Pimienta
3 lonchas de queso para fundir (en mi caso, Havarti)
200 gr. cebolla
Aceite para freir las patatas
550 gr. patatas
4 huevos

En caso de hacerlo con Thermomix, usaremos para las patatas 50 gr. de aceite y 180 gr. de agua caliente.

Preparación modo tradicional:


Pelamos y lavamos las patatas y las cortamos en rodajitas no muy gruesas, como para tortilla. Picamos bien la cebolla y pochamos en aceite. Cuando la cebolla se empiece a transparentar, añadimos las patatas y las dejamos confitar en el aceite, a fuego suave, hasta que queden blanditas. Sacamos a escurrir y ya echamos la sal. Reservamos para que queden bien escurriditas.

Por otro lado, forramos un molde de plumcake con las lonchas de beicon (yo no tenía suficientes moldes de este tipo, así que uno de los pasteles lo hice en una fuente de horno redonda).
Aliñamos la carne con el ajo, la sal y la pimienta y la extendemos por encima del bacon hasta cubrir
al menos la mitad de altura del molde. Colocamos las lonchas de queso encima hasta cubrir por completo y reservamos.
Batimos los huevos, echamos sal y pimienta y los mezclamos con las patatas. Añadimos esta mezcla al molde, por encima de las lonchas de queso.

Horneamos a 220ºC durante 25 minutos. En este punto, yo volqué los pasteles con mucho cuidado a las bandejas del horno y limpié el beicon, que ahora queda arriba, con papel absorvente. Escurrí la grasilla y el líquido que cayó a la fuente y puse a gratinar 10
minutos hasta que el beicon se dora y se pone un poco crujiente.
Hecho esto, lo tenemos listo. Simplemente sacamos a la fuente en la que vayamos a servir y cortamos en rodajas.


¡A disfrutar!

Preparación en Thermomix:

Pelamos la cebolla, la cortamos en cuartos y la echamos al vaso, picándola 2 segundos a velocidad 5. Bajamos los restos de las paredes del vaso hacia las cuchillas y añadimos los 50 gr. de aceite. Programamos 10 minutos, varoma, velocidad 1.
Mientras, pelamos y lavamos las patatas y las cortamos en rodajitas no muy gruesas, como para tortilla y cuando acabe de hacerse la cebolla, colocamos la mariposa en las cuchillas, añadimos las patatas, los 180 gr. de agua caliente y sal y programamos 16 minutos, varoma, velocidad cuchara. Al acabar, comprobamos que esán blanditas y no tenemos que añadir más tiempo y reservamos en un cuenco. Quitamos la mariposa y batimos los huevos con una pizca de sal y pimienta 10 segundos a velocidad 4. Agregamos a las patatas y reservamos.
Por otro lado, forramos un molde de plumcake con las lonchas de beicon (yo no tenía suficientes moldes de este tip
o, así que uno de los pasteles lo hice en una fuente de horno redonda).
Aliñamos la carne con el ajo, la sal y la pimienta y la extendemos por encima del bacon hasta cubrir
al menos la mitad de altura del molde. Colocamos las lonchas de queso encima hasta cubrir por
completo y reservamos.
 Añadimos la mezcla de patata y huevo al molde, por encima de las lonchas de queso.
Horneamos a 220ºC durante 25 minutos. En este punto, yo volqué los pasteles con mucho cuidado a las bandejas del horno y limpié el beicon, que ahora queda arriba, con papel absorvente. Escurrí la grasilla y el líquido que cayó a la fuente y puse a gratinar 10 minutos hasta que el beicon se dora y se pone un poco crujiente.
Hecho esto, lo tenemos listo. Simplemente sacamos a la fuente en la que vayamos a servir y cortamos en rodajas.


¡A disfrutar!

ir arriba